AL FINAL DE ESTE ARTÍCULO PODRÁS DESCARGA EL PLANIFICADOR DE COMIDA SEMANAL

Comer es lo más importante que hacemos en nuestras vidas, y la mayoría de personas no saben cómo hacerlo bien. Cuando nos ponemos a pensar qué vamos a comer y cómo nos vamos a alimentar tenemos dos opciones.

La primera es comprar lo que la publicidad nos quiere vender, comida rápida, deliveries o alimentos instantáneos para no “perder” tiempo cocinando. La segunda opción es aprender a cocinar, o al menos aprender a comer.

Pero mucha gente no opta por esta segunda opción porque no sabe los beneficios que tiene para la salud el hecho de comer comida preparada en casa. Y no lo sabemos porque nadie nos enseña qué alimentos nos benefician o nos perjudican.

Además, vivimos la vida tan rápido que nos han hecho creer que cocinar “es una pérdida de tiempo”, y que además es muy difícil. Nada más alejado de la realidad.

Saber cocinar, o por lo menos saber comer, te puede cambiar la vida. Aquí te explicamos por qué.

Es saludable

Y por esto no quiero decir que te alimentes a base de ensalada todos los días.

Para comer de una manera más saludable no tenemos que estudiar y volvernos nutricionistas, basta con saber lo mínimo indispensable para estar por encima de la gran mayoría.

Simplifiquemos de esta manera: no comas en exceso, escoge alimentos reales y en su mayoría que sean plantas.

Cuando decimos que comas alimentos reales significa que escojas los productos que hemos comido durante tantos siglos: carne, pescado, verduras, frutas o granos. Olvídate de los procesados y ultraprocesados, eso ni los consideremos como alimentos.

Si quieres aprender más sobre cómo mejorar tu hábitos alimenticios revisa nuestro curso de Nutrición en el día a día, seguro te va ayudar para tener un esquema más claro.

Ahorras dinero

¿Sabías que los ingredientes del plato que pides en un restaurante representa sólo el 30% del valor de venta? Y este porcentaje puede disminuir dependiendo del tipo de restaurante al que vayamos.

¿Es para quejarse? La verdad que no. Imagina todo lo que te ofrece el restaurante: cocineros, personal de seguridad, un local lindo y buena atención. Pagaría todo eso con gusto pero en ocasiones especiales, no en mi día a día.

Vayamos con un ejemplo. Si compras un vaso de café por 2 dólares todos los días de camino al trabajo, estarías gastando más de 44 dólares al mes (lo que equivale a un boleto en bus de Lima a Cuzco en temporada alta). Versus, comprarte una bolsa de café molido a 20 soles y prepararlo tú mismo.

Entiendes mejor tus alimentos

Los negocios e industrias cocinan de manera distinta la comida, usan mucha más sal, grasa y azúcar. El resultado es un producto increíblemente barato y sumamente adictivo (no es broma, activan la dopamina y genera los “antojos”).

No sé ustedes, pero a mi me da terror no saber cuántas veces reutilizan el aceite en las hamburgueserías o cuánta azúcar le pusieron a mi keke de zanahoria.

Ojo que no estoy diciendo que está mal comer en la calle de vez en cuando, pero la clave está en que no sea un hábito.

Es divertido y simplemente genial

Un motivo para dejar el trabajo de lado.

Porque no todo se trata de trabajar y estar en reuniones de Zoom, cocinar es una excelente forma de pasar el tiempo, alejarnos de las computadoras y olvidarnos de las responsabilidades.

Cuando pones un poco de música (Le Festin es un clásico) y empiezas con las preparaciones, sientes que creas una burbuja donde el tiempo se detiene y nada más importa. Busca una playlist en Spotify como ésta y vas a ver cómo cambia tu estado de ánimo. Saldrás renovado de la cocina.

Desconéctate y transforma el plato en tu lienzo de arte, busca inspiración. Te aseguro que este será tu nuevo hobby y vas a querer mejorar cada vez más.

Si no sabes muy bien cómo hacerlo o quieres aprender recetas de chefs de altísimo nivel, revisa qué cursos de gastronomía te interesan en nuestra sección de cursos.

Involucra a la familia

Despierta el apetito de los pequeños de la casa y cultiva hábitos positivos

No hay nada mejor que el recuerdo de haber aprendido a cocinar junto a tu mamá o tu abuela. Creo que esta es una de las mejores formas para enseñarle a los niños y niñas herramientas que les van a servir para toda la vida.

Además, es la manera perfecta para involucrarlos y que entiendan cómo se prepara la comida. Vas a ver que de ahí en adelante va a ser mucho más fácil hacerlos comer todo su almuerzo.

¿SIGUES PENSANDO EN LIMITANTES?

¿Es tedioso hacer las compras?

Ese podría ser un pensamiento pre-pandemia, pero ahora no es discutible. La mayoría de negocios están ofreciendo delivery, así que ya no hay excusas.

En latinoamérica no sólo tenemos la opción del delivery del supermercado, también existen aplicaciones como Rappi o Glovo con códigos de descuento que vuelven más entretenida la compra. Además, puedes encontrar muchos métodos de pago, incluso contraentrega.

Toma tiempo

“El tiempo vale oro”, esa frase que nos hizo caer demasiadas veces en el fast food. Queremos que entiendas que cocinar no es una pérdida de tiempo, sino una inversión. Lo escuchaste muchas veces y ahora te lo vuelvo a decir: LA MEJOR INVERSIÓN ERES TÚ

Sé que tienes muchísimos pendientes en el día, pero eso no es excusa. Es cuestión de organizarse y verás que todo se alinea. Con cuatro semanas de home-cooking te volverás un máster de todos los trucos de cocina que existen. Sabrás trucos hasta para conservar alimentos.

Existe algo que vale oro: EL BATCH COOKING

Se trata de dedicar 1 día para preparar todo lo de la semana. La idea es que esos días sólo nos tome 5 minutos en recalentar. Si quieres ser un máster de esta técnica de cocina diaria, revisa los cursos que tenemos en nuestra sección de Cocina Lab Home y aprende trucos para cocinar rico y rápido.

Conclusión

Saber cocinar y saber comer son dos cosas que no nos enseñan cuando somos chicos, a pesar que es algo que hacemos todos los días, por lo menos tres veces. Y es por eso que en la cultura occidental tenemos tantos problemas de obesidad y problemas de salud cuya causa es la mala alimentación.

Comer de manera saludable es mucho más sencillo de lo que piensan, basta con ser conscientes de los alimentos que consumimos.

Igual, para hacerles la vida más sencilla, les vamos a dejar una plantilla con todas las comidas de la semana, sus recetas y hasta una lista de compras simplificada para que no te compliques a la hora de ir a la tienda.

Haz clic en el botón que aparece debajo, rellena el formulario que aparecerá e ingresa a la plantilla que tenemos para ti.

Cuéntanos en la caja de comentarios si nuestra plantilla te sirvió.